viernes, 10 de enero de 2014

Desarrollo de Proyectos Formativos del Profesorado Andaluz en Empresas

La propuesta Profempresa 2012, a la Administración Educativa de Andalucía, expresada en términos de recomendación, como instrumento técnico y estrategia organizativa, invitaba a potenciar la colaboración profesional y el intercambio de información entre la administración, los responsables de centros, proveedores de educación y profesorado de FP con las empresas. Para avanzar hacia los objetivos planteados por la UE para la educación y formación profesionales para la década 2011-2020, “The Bruges Communiqué on enhanced European cooperation in Vocational Education and Training for the period 2011-2020. Bruges, 07/12/2010”. Formulada sobre las recomendaciones del Gobierno de España en los “Programas de cooperación territorial - Objetivos de la Educación para la década 2010-2020”, en el marco de los “Objetivos educativos europeos. Estrategia Educación y Formación 2020”, adaptada a las propuestas de mejora formuladas por el Consejo Escolar del Estado en el documento “Informe 2012 sobre el estado del sistema educativo. MECyD” y guiada por las recomendaciones de la Comisión Europea, “Rethinking Education: Investing in skills for better socio-economic outcomes. Estrasbourg 20/11/2012”. Organizada según las directrices del “II Plan Andaluz de formación profesional”, plan estratégico de la formación profesional 2011-2015 de la educación andaluza y ajustada a las necesidades del profesorado de FP. Como evolución del sistema de formación permanente del profesorado en Andalucía en el nuevo escenario global, caracterizado por la alta calidad, la innovación y la competitividad.

Este proyecto trazaba actuaciones de impulso y fomento de proyectos formativos del profesorado en empresas y centros de trabajo, proyectos para estancias de formación, investigación y de mejora profesional relacionados con contenidos de los módulos profesionales y formativos, con las tecnologías emergentes, con la gestión de centros, con elementos que coordinen e impulsen la innovación, el espíritu emprendedor, la creatividad, la transferencia del conocimiento, la movilidad y la internacionalización. Como una modalidad de formación incluida en el repertorio de la formación permanente del profesorado andaluz de ciclos formativos de formación profesional. Para desarrollar, actualizar y enriquecer las competencias profesionales y transversales, proyectos formativos que permitan al profesorado y formadores adecuarse a los métodos de trabajo y a las estrategias empresariales, a los nuevos estándares de gestión y calidad, con patrones coherentes con la realidad económica y social de nuestra Comunidad.
El argumento que justificaba nuestra propuesta, residía en el hecho de que, de forma mayoritaria, el profesorado andaluz de FP-I no tiene experiencia en la empresa. Su aproximación al contexto y a las condiciones en las que las personas trabajadoras deben ejercer sus funciones (niveles de rendimiento, estrés, presión, competitividad, etc.) no es fruto de un aprendizaje basado en experiencias reales. Resulta muy difícil que un profesor enseñe algo que no conoce, y casi imposible que proporcione a su alumnado un perfil totalmente competente para la incorporación exitosa al mundo laboral -no tanto por la adquisición de conocimientos teóricos y competencias técnicas, sino, sobre todo, por lo que respecta a las competencias transversales, cada vez más puestas en valor por las empresas. Para garantizar que, tras su formación inicial en el sistema educativo, el alumnado de FP pueda desplegar todo su potencial competencial en el puesto de trabajo y en la empresa. Para que les reconozca como personas, para que mantengan un adecuado proceso de desarrollo profesional a lo largo de su vida, para que aporten valor a las organizaciones empresariales en las que se integran y a la sociedad en su conjunto.
Por otra parte, se confirmaba que las plazas ofertadas anualmente -tipo D- en las convocatorias oficiales de estancias en centros de trabajo, “Orden de 18 de junio de 2008, por la que se establecen las bases reguladoras de la concesión de licencias por estudios, investigación, cursos, estancias en el extranjero y estancias en centros de trabajo para el personal funcionario de carrera dependiente de la Consejería de Educación”, no eran cubiertas por el profesorado andaluz de FP.
Se trataba, por tanto, de contextualizar en Andalucía, la propuesta de base de prácticas de acción, formulada sobre cada uno de los cuatro ejes fundamentales (administración -centros formativos- profesorado- empresas), compromiso de conclusiones y recomendaciones del proyecto nacional “Profempresa”.
La incorporación temporal del profesorado en organizaciones empresariales, mediante el desarrollo de Proyectos Formativos de Práctica y Aprendizaje del Profesorado en Empresas y el mantenimiento de un contacto activo y permanente con las mismas, aspiraba a consolidar redes profesionales y comunidades de trabajo (centros formativos, empresas y administración), para que el profesorado y formadores andaluces desarrollen, transfieran y valoricen permanentemente en su alumnado las nuevas competencias clave requeridas por el tejido productivo en el siglo XXI.
La implantación progresiva de la formación profesional dual en España, regulada por Real Decreto 1529/2012, de 8 de noviembre, entendida como el conjunto de acciones e iniciativas formativas que tienen por objeto la cualificación profesional de las personas, organiza procesos de enseñanza y aprendizaje en la empresa y en el centro de formación. Decididamente, estos sistemas avanzan hacia un modelo de formación profesional en alternancia, basada en una mayor colaboración y participación de las empresas en los sistemas de formación profesional, procesos que vienen a favorecer la participación más activa de la empresa en el propio proceso formativo del profesorado de educación y formación profesionales. Esta transferencia formativa permitirá que los profesionales docentes conozcan de manera más cercana la formación que reciben los jóvenes, permitiendo que esta formación se adapte, cada vez más, a las demandas de los sectores productivos y a las necesidades específicas del entorno empresarial.
En este contexto, el establecimiento de una nueva Base reguladora para el desarrollo de Proyectos Formativos del Profesorado de FP en Empresas la demandábamos como apremiante actuación, por ser elemento de progreso para la mejora de la competencia profesional docente y para que, entre otras cosas, se consigan datos cualitativos y cuantitativos que permitan la toma de decisiones en relación con la revisión y ordenación del currículo y las ofertas de enseñanzas de formación profesional en Andalucía. Debería ser complemento imprescindible a cualquier propuesta de un sistema formativo de educación y formación profesionales coherente con los retos europeos, con las necesidades actuales y futuras, con una FP que es el motor del crecimiento económico, permanentemente vinculado a las políticas de desarrollo local y territorial, para marcar el rumbo hacia un nuevo modelo productivo que, en definitiva, venga a aportar prosperidad y bienestar a la sociedad en Andalucía.

Raimundo Abril Madrid
Profesor Técnico de FP


agradecimiento a todos los integrantes y colaboradores del proyecto Profempresa

No hay comentarios:

Publicar un comentario